Publicado: 28 de Febrero de 2019 a las 15:40



Quizá pocas sean las cosas que nos hagan tanta gracia como ver a un animal con ropa o complementos. Muchos dicen que los perros, por ejemplo, la necesitan, que no es tan solo un capricho. ¿Qué hay de cierto en esto de la ropa para mascotas?

Es cierto que muchas razas han avanzado y cambiado tanto que ya no es posible para ellos adaptarse a una hábitat natural como es el suyo. Se han acomodado a ser mascotas, a tener calor cuando hace frío y a estar frescos en los días más calurosos.

¿Necesitan la ropa para mascotas?

Como muchos dirían, esta es la pregunta del millón. Pues bien, es cierto que hay perros que son más frioleros que otros. Cada uno debe conocer a su mascota y observar si siempre intenta buscar un sitio calentito en el que refugiarse o estar pegadito a la calefacción.

Por otro lado, los cambios de temperatura les afectan. Imagina un día de invierno en el que estáis en casa juntos junto a la estufa. Pero llega su hora de salir y tenéis que ir a la calle a hacer sus cositas. Pues bien, pasar del calor al frío en cuestión de segundos puede crear un choque en su cuerpo. En este caso, ponerle una ropita de abrigo sería lo más conveniente.

Es cierto que los animales tienen el pelo que los protege del calor y del frío, pero hay ocasiones particulares en que debemos ceder.

También hay perros como los yorkshire que sufren más el frío, pues su masa corporal es poca. Si lo tapas con una mantilla en casa y le pones un abriguito al salir a la calle, seguro que te lo agradecerá.

Quienes lo necesitan más?

Y para concluir, está el último grupo, que es probable que necesite abrigo: los ancianos y cachorros. Los primeros la necesitan porque con la edad sus músculos están débiles y sus sistemas de defensa ya no funcionan como antes, por lo que un cambio brusco de temperatura podría hacer que se enfermen.

Los cachorros, acaban de llegar al mundo después de estar varias semanas en la barriguita de mamá calentitos y rodeados de sus hermanitos. Llegar a un mundo frío puede ser un choque para ellos y por eso muchos se pasan el tiempo temblando. Cubrirlos con una mantita y darles calor con nuestras manos o abrazos será lo mejor para hacerlos sentir bien.